Switch Language

Sueño y Estrés

Sueño y Estrés

by La Matalasseria, 14/11/2018

A menudo no le damos al descanso y al sueño la importancia que se merecen, pese a que es una de nuestras funciones vitales más importantes, como comer y beber. Lo cierto es que entre el 20% y casi el 50% de la población sufren problemas para conciliar el sueño. 

Como afirman los expertos, el descanso nocturno es una de las inversiones más rentables en salud, y tanto el estrés de las situaciones cotidianas que suceden en el día a día como el estrés laboral repercuten directamente sobre el sueño nocturno afectando negativamente a nuestro bienestar psicológico y físico.

Para intentar evitar estos problemas a la hora de dormir, es fundamental seguir unas recomendaciones que hagan que nuestro sueño sea completo y reparador.

– Como ya hemos comentado en otras publicaciones y posts, debemos fijar un horario estable para irnos a la cama y despertarnos. Además de mantener nuestro dormitorio en unas condiciones ambientales buenas, es decir, mantenerlo bien ventilado y a una temperatura agradable.

La cama debe ser nuestro santuario para dormir y no para realizar otro tipo de actividades que nos quiten el sueño o que nos generen estrés, como hacer trabajos de oficina o ver la televisión.

– Por supuesto la alimentación también es otro de los factores clave que debemos cuidar para descansar adecuadamente. Debemos evitar las cenas copiosas encima de la hora de dormir. No tomar líquidos en exceso, sobre todo tres horas antes de acostarse. Alimentos como el yogur, la leche o el plátano son ricos en triptófano y pueden ayudarnos a conciliar el sueño.

– Si no nos dormimos al cabo de un rato, no nos conviene perder la paciencia dando vueltas sobre la cama. Es mejor levantarse y realizar alguna actividad relajarte, como leer o escuchar música hasta que nos entre el sueño.

– Por último, a la hora de dormir la tranquilidad es fundamental. Debemos ser capaces de evitar revivir los conflictos que hayamos tenido a lo largo del día. Si tenemos problemas, es mejor hablarlos durante el día, para “olvidarlos” durante la noche.

Esperamos que este post os haya sido útil. ¡Gracias por vuestra confianza!